Korpiklaani y Týr en Chile
Vistas
827
Agendado para la fría noche del miércoles 4 de Junio, se preparaba ampliamente el ánimo de la audiencia Folk Metal, para la tercera venida de estos ya íconos expositores de la “fiesta-viking pachanga-cerveza”, KORPIKLAANI. Además, en esta oportunidad los acompañaría TÝR, banda de viking metal originada en el 98 en un lejano archipiélago del Atlántico Norte ubicado entre Islandia, Noruega e Irlanda llamado Islas Feroe. Ambas bandas, se presentan bajo la gira ‘Brothers in Arms-SouthAmerican Tour’, que viene a introducir a tierras sudamericanas las nuevas placas de estas 2 agrupaciones; por un lado TÝR, con su séptima producción ‘Valkyrja’ del 2013; KORPIKLAANI, con ‘Manala’ del 2012, octavo álbum de los finlandeses.

Las puertas se abrieron cercano a las 19:15 en el ya conocido Club Kmasu Premiere, recinto que ha albergado a otros exponentes del metal internacional anteriormente y que se presenta como uno de las buenas alternativas en Santiago para la realización de eventos de mediana convocatoria.

TYR

Muy puntuales (20:00) comenzó el escándalo vikingo que se aproximaba a derrochar toda su energía a la audiencia Santiaguina. Con una Intro bastante oscura bañada de azules profundos, y con los 3 principales de espalda al público, que llenaba a esa hora tres cuartos de la capacidad total (aunque aún quedaban por entrar), se dio inicio a esta tertulia de espadas, batallas, sangre y por supuesto festejo al más puro estilo nórdico.

Desde el público comienza a resonar el llamado de ¡TÝR, TÝR, TÝR!, respondido a cabalidad con el primer corte del disco ‘Blood of Heroes’ un himno al viking metal, con riffs más que certeros, que impulsan junto con el coro gritado del vocalista a emprender la estruendosa batalla. Tras un breve agradecimiento de bienvenida continuo ‘Hold the Heathen Hammer High’ en donde se notó la baja potencia de amplificación y claridad de ecualización sobre todo en los bombos, en el solo del lead guitar y en el micro del vocal que al principio se escuchaba bajo y luego cuando se subió no se le entendía. Esto fue revertido desde la mesa de sonido que en los primeros temas trabajo a full para arreglarlo. Volviendo al show, apareció la omnipresente bandera chilena con el logo de TÝR que hizo enardecer al público a pesar de la cuantiosa cantidad de luz blanca dispuesta por la producción que le quitó, a mi juicio, ambientación al recital. Continuó del disco nuevo, "Mare of My Night", luego "Flames of the Free" y "Another Fallen Brother".

Ya que el frontman tenía un poco de lado su manejo escénico, la batuta la tomo aquí el bajista G. Thomsen, quien hizo gala de su carisma animando a la audiencia y prendiéndola nuevamente; le siguieron "Grímur á Miðalnesi-Wings of Time", "Hail to the Hammer Land", "Tróndur Í Gøtu" y "By the Sword in My Hand". Aquí un problema en la batería hizo una pausa incomoda en el recital que continuo sin mayor sobresalto con Grindavísan y Ramund Hin Unge. El publico gritaba y saltaba al ritmo de los riffs y las letras que hablan de naves vikingas y sus conquistas, de mitología y de grandes batallas aun por ocurrir, para finalizar presentaron ‘Lady of the Slain’ (del disco nuevo) y tras una pausa de despedida y la aclamación del respetable, el Encore con "Sinklars Vísa" y ‘Shadow of the Swastika’ que vinieron a cerrar con guinda de torta esta genial primera presentación en suelo nacional, esperada por la fanaticada durante años. Aunque quizás para algunos, quedo con gusto a poco tras una hora y 15 de concierto, indudablemente fue un muy buen estreno, para que retornen en otra oportunidad.

KORPIKLAANI

Estos muchachos ya son parte de la casa, y NO SOLO por el amplio cariño que se le tiene en estas tierras, NI porque cada vez que vienen nos hacen disfrutar de esta fiesta llamada metal, SINO porque son auténticos, recordemos que el 2010 ni el terremoto ni el corte de luz masivo posterior los hicieron retroceder ni un milímetro de asomarse por primera vez en Chile y así con ese ímpetu y entrega hacia sus fans, es que esta vez invadieron el local con una apuesta quizás menos ‘chacotera’ que otras veces, pero no así menos briosa. El punto negativo de la noche se lo llevan sin duda la gente de audio, pues tras la pausa de la primera banda con cambio de equipos y escenografía incluidos, nos hicieron esperar con una interminable prueba de sonido que duro más de 40 minutos, algo que, aunque fiel, terminó por colapsar con algunas pifias al público chileno.

Después de este incidente no menor, recién a las 22:00 se apagaron las luces para dar inicio al plato fuerte de la noche, mientras los asistentes coreaban ¡KORPI..KLAANI!, comenzó una Intro de Folk Nórdico con violines y tambores que dieron la patada inicial a la juerga llenando el ambiente de la característica mística que esta banda impone en sus presentaciones.

El choque se inauguró con Tuonelan Tuvilla y "Ruumiinmultaa" del último disco, en donde se notó aun las deficiencias en sonido, pues el micro del vocal estaba desalineado o sin amplificación, ya que aunque hacía ademanes de cantar, no se oía nada; a medida que avanzo la noche esto se fue solucionando, dando paso a temas como Metsämies, "Veriset Aparat" y "Kantaiso", en donde el frontman Jonne Järvelä (que esta vez no oficio de guitarra como otras veces lo hemos visto) hizo alarde de su particular personalidad, jugando con los oyentes y haciéndolo saltar y gritar en pos de las melodías y ritmos.

La celebración se extendió con ‘Juodaan viinaa’ cantada por el guitarrista Kalle Savijärvi, "Petoelaimen Kuola" y "Sumussa hämärän aamun", estas 2 de la placa en exposición; nota aparte merece este último tema que fuera del folk, le da un nuevo look mas metalero a la banda, alejándolo un poco de la juerga y acercándolo a la oscuridad y paganismo que es tan característico de esta variedad de metal. La pausa instrumental se dio con "Vaarinpolkka", continuando con "Kultanainen", "Uniaika", "Louhen yhdeksäs poika" y "Uni" del disco "Manala", le siguió el hit "Vodka" que hizo reventar el recinto, y del disco en promoción "Levan polkka" y "Rauta", ésta con el coro del popular “ISKE ISKE!!”.

Hasta aquí una presentación pareja que solo se acato a la mitad más reciente de la carrera de los finlandeses, pero el público pedía más y necesitaba más, así que los clásicos que hicieron detonar el Kmasu Premier no se hicieron esperar con "Wooden Pints" y "Pellonpekko" (ambos del ‘Spirit Of The Forest’ primer disco bajo el nombre de Korpiklaani tras la disolución de shaman el 2003) para finalizar la hecatombe con la jarana de "Tequila" (2011) y "Happy Little Boozer" temas archiconocidos y coreados a todo pulmón por la fanaticada que agradeció con ahínco el entusiasmo puesto en este espectáculo de hora y media coronando cerca de las 23:30 una velada para recordar y que dio vida nuevamente a la escena metalera mas melódica. Es de esperar que Chile, así como hemos visto estos últimos años, se consagre finalmente como un destino predilecto para bandas de estilos no tan masivos como el folk-viking metal y de ese modo puedan dar a conocer en sus tierras que aquí también se respira el frio aire con aroma a sangre y batalla de las altas montañas del norte de Europa.

Fotografías gentileza de Carolina Acuña Canto.