Black Label Society en Chile
Vistas
1258
Un Teatro Caupolicán ansioso a que se cumplieran las 21 horas para ver caer el enorme telón negro que cubría por completo el escenario, con la característica calavera rodeada por el nombre de Black Label Society, tenía expectante a los más de ochocientas personas que enmudecieron al momento de ver encender las luces del escenario, y escuchar las alarmas que advertían la salida de la banda en escena. Los riffs de “The Beginning... At Last”, de su primer álbum de estudio, “Sonic Brew”, terminaba con la espera de los cientos de fanáticos para volver a reunirse con BLS.

El disco “The Blessed Hellride” se hacía presente con los pesados y contagiosos riffs de “Funeral Bell”, pero el responsable para hacer levantarse de los asientos desde platea y palco, y desordenar la cancha por completo fue “Bleed for Me”, el tercer tema de noche, y el tercer disco de estudio de la banda, “1919 Eternal”.

“Heart of Darkness” se comienza a escuchar, y comenzamos a acostumbrar el oído al nuevo álbum “Catacombs Of The Black Vatican”, en el cual podemos oler agradables aromas sabbathicos, al más puro estilo de BLS.

A estas alturas todos los presentes disfrutaban de las variadas demostraciones de virtuosismo y complicidad entre Zakk y sus adoradas guitarras customizadas, que tanto han caracterizado al guitarrista a lo largo de toda su carrera. El quinto tema vino a cargo del contagioso tema “Suicide Messiah”, que hizo interactuar al final de la canción al público coreando al unísono “It's just your suicide messiah…”

Entrando en tierra derecha con el disco “Catacombs”, “My Dying Time” y “Damn the Flood” se presentan de la mano en escena, estando esta última canción cargada de pesados y filosos riffs, los cuales generaron a continuación un prolijo solo de guitarra a cargo de un extasiado Zakk Wylde, que inundó el escenario, de extremo a extremo, con su virtuosismo, que no hizo más que dejar maravillados a sus seguidores.

Representando el penúltimo disco “Order of the Black”, “Godspeed Hell Bound” sale al ruedo demoliendo todo a su paso, para que luego de esta enorme tormenta le diera el paso a la calma de “Angel of Mercy”. Es en este momento en que Zakk hace la primera intervención con el público, hablando un poco sobre del motivo de la gira y para presentar a quienes integran BLS; John DeServio, bajo, Jeff Fabb, batería y Darío Lorina, guitarra.

Mientras Zakk conversaba, se preparaba el escenario para poder interpretar “In This River”, canción en memoria de la muerte de Dimebag Darrell, ex guitarrista de Pantera. Dos lienzos con la sonriente imagen de Darrel, acompañaban a Zakk mientras interpretaba en el piano. Este año se cumplirán 10 años del fallecimiento del recordado guitarrista y amigo de Wylde.

A continuación el homónimo “The Blessed Hellride”, álbum del 2003, se presentó con la interpretación y juegos de acordes entre Lorina y Wylde con las guitarras de doble diapasón. Luego el séptimo disco de estudio “Shot to Hell” daba paso a “Concrete Jungle”.

Una contundente dosis de rock pesado, un trago áspero y fuerte del licor etiqueta Black Label Society, para un viernes por la noche, “Stillborn” coronaba y sellaba la jornada entre headbanging, Zakk Wylde alzaba su característica campera con el logo BLS, en señal de agradecimiento a su “Chile BL Family Mass O’ Doom”, que sin duda alguna estarán presentes en su próxima visita a estas tierras lejanas.

Setlist:

1. The Beginning... At Last
2. Funeral Bell
3. Bleed for Me
4. Heart of Darkness
5. Suicide Messiah
6. My Dying Time
7. Damn the Flood
8. Guitar Solo
(Zakk Wylde)
9. Godspeed Hell Bound
10. Angel of Mercy
11. In This River
12. The Blessed Hellride
13. Concrete Jungle
14. Stillborn