Devourment en Chile
Vistas
962
Devourment es una banda icono en el Brutal Death Metal, no en vano son considerados los originadores del Slamming Death Metal, así que su visita a nuestro país fue un importante acontecimiento para los amantes de esta extrema propuesta. Así lo entendieron las 300 personas que llegaron al Club Kmasú para ver a estos gringos, quienes tocaron junto a destacadas bandas nacionales de las sonoridades más bestiales.

Godagainst

Después de un importante retraso, a las 8:40 Godagainst empezó a machacar a los presentes a base de su Brutal Death Metal, donde la rapidez marca la pauta. Lamentablemente el sonido no los acompañó mucho, aunque fue mejorando al pasar los minutos pero siempre fue deficiente, salvo en las partes más lentas donde si era posible captar bien lo que tocaban.

Al parecer eran una banda desconocida a la mayoría del público, debido que tuvieron un recibimiento un poco frio al comienzo, cosa que fue cambiando tema tras tema, lo que demuestra la calidad de grupo.

Tanto la interpretación como la puesta en escena estuvieron buenas, donde solo el problema del sonido opacó su presentación, la que duró 30 minutos.

Visceral

Esta banda oriunda de la 5° región son conocidos en este ambiente, algo que quedó bien manifestado al ser el grupo nacional que tuvo mayor apoyo, haciendo que el mosh y el headbanging estuviera presente en toda su presentación.

Con un sonido que se relaciona directamente al de Devourment (aunque con mayor cantidad de blast beats), también no tuvieron un sonido bueno, aunque algo mejor que el de Godgagaints. No obstante igual se la jugaron por entregar un espectáculo de calidad, algo que fue premiado por los insanos.

También tocaron por 30 minutos, tiempo suficiente para dejar en claro porqué fueron incluidos en esta jornada.

Defacing

Nunca antes había podido ver a este grupo, así que tenía ciertas expectativas. Desafortunadamente, el sonido volvió a jugarle una mala pasada a las bandas nacionales, tal como fue tónica del día… De todas formas, esto no mermó en la actitud del grupo, quienes dieron una buena dosis de locura sónica, donde las palabras brutalidad y rapidez quedan cortas. Esto fue entendido por los zombies presentes, quienes se hicieron cagar el cuello en base a la bestialidad de Defacing.

Cerraron con la clásica Phobophile, original de Cryptosy, dando 35 minutos de una gran muestra de Brutal Death Metal. Ahora solamente queda esperar nuevo material, porque ha pasado harto tiempo desde que nos atacaron con temas nuevos.

Devourment

Se suponía que se presentarían los colombianos My Plague, pero no sé los motivos por los que no vinieron. No obstante, el plato de fondo se acercaba y los ánimos iban creciendo y creciendo.

A las 10:10 la espera termino y por fin Devourment salió a comerse el escenario. Partiendo con un sonido realmente brutal, pesado y entendible, muy diferente al de los grupos nacionales… Desconozco los motivos de esto, pero esas guitarras sonaban MOUNSTROSAS! Incrementaban mucho la fuerza de sus temas. Asimismo, la enajenada y vomitiva voz Ruben Rosas destruía todo a su paso. Asimismo, toda la banda expulsaba mucha fuerza, notándose que son músicos con bastante oficio.

El público estaba realmente prendido, destruyéndose en cada tema que ejecutaba Devourment. Mucho mosh y gente saltando fue la constante en la presentación de la banda, quienes se veían bastante animados y agradecidos por tal recibimiento, haciendo de este día una fiesta del más puro Slam Death Metal.

Repasaron temas de toda su discografía, ejecutando piezas como “Fed to Pigs”, “Legalize Homicide” o , su canción más conocida que fue la elegida para terminar, donde el público se volvió más loco aún.

Lamentablemente, solamente tocaron 50 minutos, haciendo que se pasara súper rápido el tiempo. Supongo que lo tarde (terminaron a las 00:00) fue influyente, pero de todas formas esta música tan intensa dudo que pueda ser tocada por horas y horas jajaja. En fin, fue un recital redondo para quienes aman este tipo de Death Metal. Solamente queda como algo negativo el estúpido que se agarró con Chris Andrews (guitarrista), quien amablemente se quedó saludando a los fans, incluso haciendo stage diving! Lo bueno es que esto no opacó la primera visita de Devourment a Chile.