1349 - Massive Cauldron Of Chaos
Vistas
491
Hoy, en el “metal negro” entre sus grandes y afamados exponentes existen grupos para todos los gustos. Emperor, Satyricon, Darkthone, Mayhem y los casi olvidados Dimmu Borgir, todos han tomado distintos caminos y de cierta manera todos viven de un pasado que les dio gloria y un nombre a recordar por todo fanático del metal extremo.

Luego de ese hervidero “blacker” ocurrido en la primera mitad de la década de los 90’s, llegó una nueva camada, y el año 1997 nace 1349 (nombre que hace alusión al año en que la peste negra acabó con tres cuartas partes de la población de noruega, muy ad hoc para una banda black metalera), una banda oriunda de Oslo, que era una repetición, una copia de lo que en Noruega llevaba ya más de una década gestándose, eran una banda más.

Tuvieron que pasar siete años para que recién tuvieran atención de la crítica con “Hellfire” (2005), éste ostentaba un mejor sonido y hacía revivir, levemente, ese espíritu originario, dándoles puntos a favor, sin embargo, luego cayeron en un foso bastante negro (¿qué curioso?) con su “Revelations of the Black Flame” (2009), para luego reaparecer mediocremente con su “Demonoir” al año siguiente.

Este 2014, “la peste negra” vuelve con “Massive Cauldron of Chaos”, haciendo que la banda liderada por Ravn y Frost (Satyricon) gane un poco de aliento.

Esta placa, en el aspecto vocal nos remite, en ciertos pasajes, al Immortal de la era de “Battles in the North”, cosa que puede ser un plus o detrimento, dependiendo de la perspectiva con que se escuche. Las cuerdas parecieran que se hubiesen escuchado una y otra vez, pero funcionan y cumplen con el cometido de blasfemar, es black metal, de eso no hay duda. En los “tarros” Frost hace un trabajo correcto, nada mediocre, pero no sobresale en ningún momento. A pesar de estas apreciaciones, este registro viene a ser un esfuerzo correcto que a los más amantes del genero gustará y se podrá escuchar una y otra vez, debido a que el disco no se hace tedioso y tiene momentos para destacar, no obstante, a los que escuchan el metal de forma menos militante lo podrán considerar “más de lo mismo” dentro de un estilo que no posee tanta popularidad por estos días.

No es nada novedoso notar que los noruegos tienen influencias thrashers, permitiéndoles ampliar un poco el espectro de su público y en este MCoC lo hacen notar, ya que en canciones como “Postmortem” es imposible no recordar “Jump in the fire” o un Anthrax demoniaco, componiendo sus primeros trabajos, raros alcances, pero vale la pena hacerlos.

En cuanto a la producción, el trabajo es sólido y se agradece tal vez un producto algo más “low fi”, pero que aún logra entenderse perfectamente, ya que en sus anteriores entregas 1349 sonaba a una banda bien producida, aunque sin corazón, pero el sonido construido en el estudio por el norteamericano Jarrett Prichard es meritorio, un disco black metalero muy bien logrado en ese aspecto. El elepé expone bien lo que uno antes esperaba del oscuro género, es un disco gélido y colérico.

“Massive Cauldron of Chaos” viene a mejorar la discografía de los noruegos, es más, esta obra es la mejor versión de ellos, pero aún están al debe y no esperen escuchar algo deleitante, no habrá aburrimiento, pero MCoC pasará sin pena ni gloria en un género que lamentablemente perdió su atractivo hace ya algún tiempo.

01. Cauldron
02. Slaves
03. Exorcism
04. Postmortem
05. Mengele's
06. Golem
07. Chained
08. Godslayer