Exodus en Chile
Vistas
1330
Nuevamente Exodus visitaba nuestro país, pero ahora lo hacían con una novedad, debido a que por primera vez tocarían acá con Steve “Zetro” Souza, vocalista que participó en discos clásicos y que sorpresivamente está nuevamente en Exodus, ya que recordemos salió en muy malos términos, incluso Gary Holt (guitarra) dio declaraciones muy negativas contra él por la prensa. En fin, ya sea por temas comerciales o genuinamente honestos, su retorno fue un gancho bastante importante no solo para mí, sino para muchos thrashers, por algo el club Kmasú estaba llenísimo a reventar, de hecho nunca había visto este lugar tan repleto. Por lo mismo, el infernal calor junto a la demencial música crearon un ambiente apocalíptico.

Massive Power

Para quienes están metidos en la escena under nacional, este grupo no debería ser para nada desconocido, no en vano llevan varios años dándole duro al Thrash Metal. Esto fue corroborado por una buena cantidad de asistentes que no pararon de golpearse en el pit y de hacerse mierda el cuello, otorgándoles un excelente recibimiento, muy poco común en los teloneros. Todo esto dio una atmósfera que se puede sentir en tocatas como los Total Thrash, es decir, un entorno bien underground, comprometido y violento.

Lamentablemente el sonido fue bastante regular, aunque si mejoró considerablemente desde el segundo tema ya que al principio variaba el volumen de las guitarras, de la caja de la batería, etc. No obstante, la intensa interpretación y buena puesta en escena del grupo hacía que esto no fuera tan influyente, haciendo que el show fuera bien disfrutable, especialmente si te gusta el Thrash de la Bay Area en la onda de Testament, Metallica, etc.

En los 40 minutos que tocaron pudimos escuchar muchas canciones de su disco debut Massive Power (2013), el que aún siguen promocionando tocata tras tocata, así que muy bien por la banda, quienes dieron un gran show, lleno de energía y poder, dejando muy prendido el ambiente para el plato de fondo.

Por último, es un gusto que se considere este tipo de bandas para abrir a grupos internacionales, especialmente porque no deberían ser los mismos siempre y porque puede servir como un premio a la constancia, cosa que se da perfectamente con Massive Power.

Set-list:

Intro
Moshing Rage
Deception and Death
Mass Crime Corporation
Massive Power
Force
March of Destruction
Violent Killing Poser

Exodus

La venida con Souza hizo que tuviese bastantes expectativas con esta presentación por varios motivos. Lo primero, es que esperaba escuchar material de discos como Pleasure of the Flesh, el que lamentablemente nunca tocan, algo incomprensible debido a que es un tremendo LP. Por otra parte, me entusiasmaba escuchar su voz porque me gusta bastante y porque Rob Dukes nunca me convenció del todo. Admito que gracias a él, Exodus ganó más agresividad y es un excelente frontman, pero su estilo de voz más moderno no es lo mío, además que esto mismo sirvió para modernizar el estilo de Exodus, algo que tampoco me agradó … en fin, todos estos factores más el hecho de que la banda siempre hace shows excelentes, crearon la expectativa de un tremendo recital.

A las 8:35 se despacharon todo un himno del metal, la gran “Bonded by Blood”, haciendo que explotara el lugar. Esta canción marcó la tónica del recital porque el disco que más repasaron fue el Bonded by Blood (1985), piedra angular del metal. Esto es un hecho que a algunos les aburre, que siempre le dan tanto protagonismo a este disco en sus directos pero que mierda importa, por lo menos a no mí me molesta en lo más mínimo, aunque lo escuchara 1000 veces.

Algo que ha caracterizado a la Kmasú es que cuesta que se escuche bien a los grupos, algo que volvió a ocurrir. El sonido era decente considerando el lugar, pero dependía desde donde uno estuviera. Como me fui moviendo en diferentes puntos mientras tocaba Exodus, hacía que no siempre entendiera de la misma manera, aunque en líneas generales faltó definición y claridad. Diría que este fue uno de los pocos puntos en contra del recital.

Que el local estuviera full lleno ya hace que uno se imagine la recepción que tuvo Exodus, pero aún así las palabras quedan cortas. Tremendo recibimiento por parte de los bangers, armando grandes mosh y cantando a todo pulmón las letras del grupo, algo que puso muy contento a los integrantes de Exodus, cosa que era muy fácil de ver, por algo Holt dijo que “desde el fondo de mi corazón, este es el mejor público” o que Tom Hunting (batería) comentara que “nos encanta venir a Sudamérica, pero especialmente acá”.

La experiencia de Exodus quedó manifestada a través de la gran calidad de sus músicos, como las afiladas y poderosas guitarras de Gary Holt y Lee Altus, quienes no paraban de tocar grandes riffs y solos. Por otro lado, la salvaje y precisa batería de Tom Hunting mantuvo la estructura de los temas, lo que se complementaba con la gran voz de “Zetro” Souza, quien mantiene la misma fuerza de los 80 y demostró que es un muy buen frontman. Solamente el bajo de Jack Gibson pasa más desapercibido no por ser malo, sino que simplemente cumple su trabajo.

Como ya escribí, el grueso del recital fueron piezas del Bonded by Blood, pero igualmente repasaron varias épocas de su discografía, con canciones esperables como “Piranha”, “Children of a Worthless God”, “A Lesson in Violence”, “War Is My Shepherd”, “Fabulous Disaster” o temas sorpresas como “Metal Command” (el mismo Souza dijo que la tocan poco), “Pleasures of the Flesh”, “And Then There Were None”, “Scar Spangled Banner” o “The Last Act of Defiance” (esta nunca la esperé). Todo esto deja un saldo bien positivo, aunque sigo sin entender porque tocan tan poco del Pleasures of the Flesh, aunque esto se compensa con el mayor protagonismo que tuvo el Fabulous Disaster (1989). Otro punto a mejorar respecto al set-list es que pudieron ejecutar algo del Blood In Blood Out, disco editado hace muy poco, del cual hablaron pero no tocaron nada… Ah! Otra cosa es que no entiendo por qué terminaron con "Good Riddance", tema que no tiene mucha trascendencia en su discografía.

En general no soy mucho de escribir lo que ocurre en cada tema, pero el caos y descontrol que se desató con “The Toxic Waltz” y “Strike of the Beat” fue apoteósico. Lo más probable es que alguien debió salir lastimado por la salvaje reacción de los poseídos bangers.

Tocaron por una hora y 45 minutos, tiempo que pasó volando por la increíble calidad del recital. Exodus nuevamente la hizo! Eso sí, no creo que sea su mejor presentación en estas tierras (tal honor es para el show del 2007) pero queda en un más que destacado segundo lugar. Solamente el sonido y una que otra elección de temas le baja puntos a esta fecha, pero igualmente dejó en claro que Exodus está más vivo que nunca y que la banda tiene cuerda para rato.

Set-list:

Bonded by Blood
Scar Spangled Banner
And Then There Were None
Iconoclasm
Metal Command
Fabulous Disaster
Children of a Worthless God
Piranha
Pleasures of the Flesh
A Lesson in Violence
Blacklist
War Is My Shepherd
The Toxic Waltz
Strike of the Beast
The Last Act of Defiance
Good Riddance

Fotografías por Stephanie Valdés (Negra Ho).