Decapitated - Blood Mantra
Vistas
518
Ya han pasado catorce largos años de que un grupo de adolescentes golpeara al mundo del metal extremo, esos jóvenes eran de Polonia y se hacían llamar Decapitated.

Los liderados por los hermanos Kieltyka (Vogg y Vitek) asaltaron el underground con “Winds Of Creation” (2000), “Nihility” (2002) y “The Negation” (2004), hasta ahí, todo parecía ser parte de un plan y no fue hasta el año 2006 que los polacos, vieron salir a Sauron y dieron paso a Covan en voces abriéndose a una faceta más “comercial”, mostrando influencias que ya no eran propias del género que profesaban en un comienzo, había insinuaciones “meshuggescas”, las cuales, a pesar de lo extraño, proponían algo distinto que no dejaba de llamar la atención, un acierto. Luego de ese año la banda perdería al notable baterista Witold Kieltyka, hermano del guitarrista Vogg, en un accidente automovilístico. También quedaba fuera de acción Covan, dejando a la banda con más dudas que respuesta. Vogg tendría que seguir sin su hermano, y reformular al engendro que criaba con él.

Cinco años después llegaría “Carnival Is Forever” (2011) y la banda ya no era la misma, sólo estaba Vogg como miembro original y la banda ya estaba practicando un Death/Groove Metal, el cual no cayó muy bien. Los que estaban destinados a la grandeza del underground, nunca despegaron y optaron por un camino más “fácil” dentro del metal.

“Blood Mantra” vuelve con la fórmula vista en su anterior trabajo, pero esta vez intentan maquillarla con riffs que habrían hecho en otra época.

La banda está conformada esta vez por Vogg, el vocalista Rafal Piotrowski y los nuevos integrantes Pawel Pasek en bajo y Mlody en batería, remplazando a Heinrich y Krimh respectivamente. El elepé parte con “Exiled in Flesh” y los primeros minutos sorprenden, dan a entender que hay un rescate de lo que ellos habían propuesto en sus primeras obras, riffs vieja escuela y “blast beat” imponentes, pero no será más que la constante del opus, que nunca termina de convencer. No se está diciendo que este larga duración sea horrible, inescuchable, que ya no se puede encasillar como death metal y que es mejor que la banda se disuelva, sino que el grupo dista demasiado de lo que acostumbraba y se está casi en presencia de una nueva banda, con reminiscencias de la recordada agrupación creadora de “Spheres Of Madness”.

Este “BM” claramente replantea a los oriundos de Krosno y los coloca siguiendo a un respetable más en la línea de bandas como Meshuggah, y más “Grooveras”, como lo hacen las bandas norteamericanas, que a pesar de utilizar estructuras más complejas, siempre machacan con tonadas fáciles de digerir al final del día. También se les nota como reclaman formulas ligadas al Deathcore, olvidándose del Death metal más puro, fomentándolas con la voz de Rafal, que más que los clásicos guturales, evoca una escuela mucho más moderna, es cosa de gustos, pero su voz, para muchos, no funciona.

El enfoque técnico de la banda sigue intacto, pero direccionado hacia otro sentido, no por nada Decapitated, inusualmente, ha llegado al lugar n° 24 del Billboard del hardrock norteamericano con esta placa, lo cual afirma que están entrando donde el dinero tiene algo que ofrecerle al metal extremo. En ese aspecto han acertado y revelan que con estas nuevas sonoridades ya han dejado atrás su etapa más “true”, para darle paso a una propuesta más contemporánea, que por cierto tiene muchos adherentes.

“Blood Mantra” suena atronador, se distingue cada cuerda, cada arreglo y percusión, es un disco perfecto en ese aspecto, los hermanos Wieslawscy se lucen en la producción. Este sexto álbum tendrá algo para todos los que gustan del metal extremo, pero la banda se siente floja, a pesar de sus ideas interesantes, sus composiciones van perdiendo fuerza a medida que se desarrollan, lo cual hace a momentos tedioso estar pegado al disco, sus 9 canciones y 46 minutos de duración, que por lo demás tiene dos de ellas que son, a modo personal, puro relleno (“Blindness” y “Red Sun”), dejando una placa vacilante y poco sólida.

Los que alucinaron con “Carnival Is Forever” amarán “Blood Mantra” y se sentirán más cerca del viejo death metal, pero los que creen que el death metal tiene pocas y suficientes fórmulas en su libreto y se ciñen a lo más convencional, este esfuerzo de los polacos los alejará de su querido género y se preguntarán en qué lugar del camino cambiaron a la banda que daba luces de ser gigantes del “metal de la muerte”.

01. Exiled In Flesh
02. The Blasphemous Psalm To The Dummy God Creation
03. Veins
04. Blood Mantra
05. Nest
06. Instinct
07. Blindness
08. Red Sun
09. Moth Defect (Bonus Track Digipack)