At The Gates en Chile
Vistas
2025
At the Gates es una de las mejores bandas de Death Metal melódico (y la que inventó el estilo), algo que habían demostrado tanto en sus discos como en sus actuaciones anteriores en nuestro país. Ahora que venían presentando At War With Reality (2014), un trabajo bastante bueno por lo demás, era hora de mostrar algo diferente a lo que ya habíamos visto. En esta ocasión, estuvieron acompañados de los legendarios Pentagram y Soulinpain, presentándose en el Teatro Cariola.

Soulinpain

A las 8:20 empezaron con su actuación, la que lamentablemente contó con un mal sonido. Costaba bastante entender que sonaba (muy poca claridad en el sonido) y estaba a un volumen demasiado alto. Por lo mismo, me fue difícil captar bien la propuesta del grupo, aunque por ganas no se quedaban.

A pesar de esto, igual recibieron una respuesta positiva del público y su Death/Thrash hizo mover algunas cabezas durante los 30 minutos que tocaron.

Pentagram

Un poco pasada las 9 salieron al escenario y afortunadamente sonaron bastante mejor que Soulinpain, aunque tampoco fue excelente.

En esta oportunidad, tocaron solamente 40 minutos, donde nos mostraron temas de sus clásicos demos (como “Fatal Predictions” o “Profaner” más temas de su disco The Malefice (2013), como “Horror Vacui” o “The Death of Satan”, mostrando una buena presentación, especialmente Anton Reisenegger, el líder y alma de la banda.

Contaron con bastante apoyo de los presentes, que se volvieron locos cuando la banda tocó “Demoniac Possession”, himno con el que cerraron su show.

At the Gates

Eran las 10:10 cuando comenzó a sonar la intro “Altar del Dios Desconocido” (con la voz de Anton), lo que dejó expectante al público, que se prendió de una con “Death an the Labyrinth”, tema que abre At War with Reality. Con esto, nos quedaron en claro varias cosas, como que el sonido mejoró aún más, siendo bastante bueno, y que la banda tenía al público en el bolsillo. De las 3 veces que han tocado acá, esta era la con menos público pero con los más entusiastas. De hecho, que se corearan varios riffs y que hubiera un mosh constante dice mucho.

La banda se mostró bastante sólida, haciendo gala de su profesionalismo y experiencia. Tomas “Tompa” Lindberg es uno de los mejores frontman del estilo y lo demostró con creces este día. Voz potente, buen manejo escénico, gran conexión con el público, un capo. Además, las potentes guitarras de Anders Bjorler y Martin Larsson tuvieron un gran protagonismo, donde también la potente base rítmica de Jonas Bjorler (bajo) y Adrian Erlandsson (batería) fue muy buena.

El set-list estuvo muy enfocado en At War With Reality y Slaughter of the Soul (1995), disco que los catapultó como uno de los grandes. Por lo mismo, pudimos escuchar temas como “The Circular Ruins”, “Slaughter of the Soul”, “Cold”, “Under a Serpent Sun”, “Heroes and Tombs”, “Blinded by Fear” (donde quedó la mayor cagá) o “The Night Eternal” (su último tema). Igualmente mostraron temas más antiguos como “Windows”, “Raped by the Light of Christ”, “The Burning Darkness” y “Kingdom Gone”. La verdad es que extrañe temas más antiguos, pero objetivamente creo que estuvo bien que variarían a sus presentaciones anteriores, haciendo que no se sintiera que pagaste 2 veces por un mismo plato.

Tocaron una hora y 20 minutos y en líneas generales fue un show excelente. En lo personal. salí totalmente conforme porque la banda se mantiene en gran forma y no vive solo de su pasado, sino que también tienen un buen presente ¿Y ustedes?.

Muy bien por At the Gates, una banda que la tiene súper clara.

Go!

Fotografía por Sebastián Domínguez