Candlemass en Chile
Vistas
773
Tuvieron que pasar 10 años para que Candlemass volviera a pisar territorio nacional. Ahora, sin Messiah Marcolin (hace años que no sigue en la banda) y Leif Edling (alejado de los escenarios por problemas de salud), quedaba la pregunta de cómo sería está versión de Candlemass. Ok, hay 3 miembros del line-up más celebrado de la banda, pero la falta del miembro fundador, líder y compositor más la de la voz insigne del grupo, hacía que se pudiera generar cierta desconfianza. Es más, para algunos era casi un tributo. Por otra parte, lamentablemente no pude asistir a la primera vez, pero según algunos vídeos que he visto más comentarios de asistentes, esa fue una jornada increíble. Por lo mismo, ¿Esta vez se podría mantener el mismo nivel?

A las 20:30 comenzaron los primeros sonidos de “Marche Funebre”, haciendo que la buena cantidad de presentes en el club Blondie se emocionaran. La banda sale al escenario y parten con “Mirror Mirror”, el gran tema que abre el disco Ancient Dreams (1988), obteniendo una gran ovación.

El sonido, potente y claro (aunque con pocos agudos), más la gran performance empezaron a despejar cualquier duda respecto a la calidad de la banda. Mats Levén estaba inspirado, dando una gran voz y demostrando lo buen frontman que es; Las guitarras de Mats “Mappe” Björkman y Lars “Lasse” Johansson estuvieron magistrales, especialmente Johansson con sus solos pulcros y llenos de feeling; Jan “Janne” Lindh estuvo súper correcto en la batería, y Lord K cumplió bastante bien con el bajo.

Obviamente sin buenas canciones da lo mismo el resto de los factores, y en esto destacó de sobre manera este recital. Haciendo un buen balance de diferentes épocas de la banda, pudimos escuchar grandes himnos del estilo: “Bewitched”, “Prophet”, “A Cry From the Crypt”, “Emperor in the Void”, “Under the Oak”, “At the Gallows End” (donde incluso hubo un pequeño mosh), “A Sorcerer´s Pledge”, “The Prophecy”, “Dark Reflections” y “Crystal Ball”. La nada misma…

Para que sea un espectáculo redondo también se necesita la ayuda del público, y acá se cumplió con creces. Una audiencia entregadísima, cantando todo y moviendo la cabeza al ritmo de los pesados y lentos ritmos de Candlemass. Por supuesto que esto no pasó inadvertido por la banda, ya sea por los agradecimientos de Levén y la cara de los músicos.

Cuando ya se acercaba el fin del recital, la banda se despacha la maravillosa “Solitude”, quizás el mayor hit del Epic Doom Metal. Este es el tema con el que cierra Candlemass, incluso la banda se retiró del escenario (ya por segunda ocasión), pero la gente quería más, necesitaban más, por lo que todos volvieron. Levén comentó que harán una excepción con nosotros, y tocaran otro tema, uno que nunca han tocado juntos ellos 5, y se refiere a la gran “Samaritahn”, finalizando con un broche de oro.

Salvo uno que otro tema que me hubiese gustado escuchar, fue un recital excelente. Con Edling y Marcolin hubiese llegado a la perfección, pero quejarse está de más, incluso explayarse más sobre este recital también es innecesario. Los que estuvimos ahí sabemos la magnitud de lo que vimos.

¡Grande Candlemass!

Fotografías: Sebastián Domínguez © www.sebastiandominguez.cl