Katatonia en Chile
Vistas
751
Ya van cinco años desde que los suecos de Katatonia se presentaron por primera vez en nuestro país, tiempo suficiente para que sus más asiduos fanáticos quisieran verlos nuevamente. Es así como su segunda visita pactada para la noche del miércoles 31 de agosto, comenzaba a concretarse a eso de las 20 horas con la apertura de los nacionales Lapsus Dei.

Con un Teatro Cariola a un tercio de su capacidad, los oriundos de Temuco se presentaron durante 30 minutos para ejecutar “Human” y “Colossal”, como un adelanto de lo que será el próximo disco de estudio. Por otro lado, no faltaron sus temas más conocidos como “Reborn”, “Dreams” y “Absences”, todo esto en la voz del talentoso Julio Leiva que no dejó indiferente a nadie.

Pasada las 21 horas las luces del recinto bajaban para dejar iluminado solo el escenario como señal de que el show estaba a punto de empezar, y así fue. Casi en penumbras, el quinteto de doom metal tomaba posición en sus respectivos instrumentos para abrir con “Last Song Before the Fade” perteneciente a su última placa, The Fall of Hearts (2016) y seguir de inmediato con “Deliberation”.

“¡Chile!” exclama Jonas Renkse, a su vez que la fanaticada respondía con gritos y aplausos, para continuar con “Serein” y luego una serie de clásicos como “Dead Letters”, “Liberation” y “Day and the Shade” que se encargaron de poner la cuota de energía y dramatismo que solo la música de los suecos es capaz de lograr. Del mismo modo, transcurrió el concierto con “Teargas” y “Criminals”.

Mención aparte se lleva el comportamiento del público, que a su manera, disfrutó tranquilamente y con respeto el recital que les estaba brindando su banda favorita. Asimismo, cabe destacar la interpretación y calidad vocal de Renkse que se escuchaba igual que en sus discos. Y si del sonido en general se trata, esta vez se lleva nota positiva ya que estuvo bien ecualizado y cada de unos los instrumentos fue claramente reconocible.

Otro favorito llega con “The Longest Year”, en donde era posible apreciar que mientras más cerca del escenario se encontraban los fans, más efusiva era su reacción. Sin pausas llega “The Racing Heart” de su penúltimo álbum editado en 2012, Dead End Kings. Tras agradecer y preguntar si todavía lo estamos pasando bien, anuncia “Nephilim” para hacernos recordar parte de su trabajo en Last Fair Deal Gone Down (2001).

Más de la mitad del concierto ya había transcurrido y las ganas de los asistentes se mantenían intactas en una atmósfera donde cada acorde emitido por las guitarras de Anders Nyström y la más reciente contratación Roger Öjersson era la sincronía de sonidos perfecta. Por otro lado, el baterista Daniel Moilanen, también nuevo en la agrupación aprovechó de dejar en claro el por qué fue elegido como sucesor de Liljekvist, todo esto mientras mantenía el ritmo con Niklas Sandin en el bajo.

Siguiendo con otro de sus éxitos de 2001,”Onward Into Battle” era la elegida para prolongar el manto sombrío que entre el humo, como elemento para crear ambiente, se convertía en la previa perfecta para otras de las canciones más coreadas de la noche, “Evidence”. De su álbum promocional llegaba el último ejemplar, “Old Heart Falls” para terminar con los temas de la placa que actualmente los tiene de gira por Latinoamérica y el resto de los continentes.

Prácticamente sin interrupciones, “Leaders” era anunciada por Renkse hacer vibrar al público tras el melodioso tema anterior. De su trabajo editado en 2012, “Hypnone” llega acompañada de los aplausos y la ovación de la gente como apoyo a la intro, de igual modo suena “Buildings” ambas pertenecientes al mismo disco. Tras un breve diálogo con el respetable, Renkse presentó “In The White” para terminar por rematar el setlist original con “Forsaker”.

Los músicos se despiden y abandonan el escenario dando a entender que el show había finalizado, sin embargo tras los gritos y ovacion de la gente, los suecos regresan al par de minutos para ejecutar “My Twin” enseguida de “Lethean” mientras el público los acompaña con la mejor de las energía. Finalmente suena “July” como el tema perfecto para concluir la velada.

Es así como el show de 2 horas llegó a su fin de manera gloriosa sin dejar indiferente a nadie. Y es que tener la oportunidad de ver por segunda vez a una de las bandas iconos del doom metal en Europa, no pasa tan seguido en nuestro país como nos gustaría. Conclusión: concierto de cierre redondo y público fiel que quedó satisfecho con un setlist bien equilibrado.

Fotografías por Sebastián Domínguez © www.sebastiandominguez.cl