Dark Tranquillity - Atoma
Vistas
484
Pasaron tres años para que el quinteto de Gotemburgo volviera a las pistas. Dark tranquillity trae Atoma (2016), trabajo que sigue muy de cerca lo hecho en Construct (2016), pero con una apuesta más compleja.

La placa posee una batería de canciones interesante, entre ellas se puede encontrar las típicas piezas hechas por DT, pero también se aprecian composiciones más complejas y elaboradas, entregando al álbum un halo denso, haciendo que, Atoma, tal vez, en su primer acercamiento sea un tanto extraño. No obstante, el disco da una segunda oportunidad, ya que no carece de esas canciones que se esperan de esta banda.

El elepé va encontrando forma a medida que más se vaya hurgando en sus canciones, van apareciendo matices y texturas, otorgando al onceavo trabajo de los suecos una impronta digna de imitar. En los casi cincuenta minutos que dura el disco, las doce canciones que entrega es un vaivén que atrapa. El larga duración posee melodía, agresividad, elementos progresivos y una cuota de melancolía que hace de “Atoma” un esfuerzo a tener en cuenta este año y hace honor a la completa y variada discografía de Dark Tranquillity.

La banda nuevamente entrega un trabajo atrayente, disipando las dudas luego de la salida de Martin Henriksson en guitarra y la adición de Anders Iwers en el bajo, dejando claro que el núcleo compositivo de la banda se encuentra intacto. Luego de veintisiete años la banda sigue demostrando su vigencia, apelando a los riesgos que tomaron a fines de los noventas (Proyector (1999) y Haven (2000)), generando una bisagra que, hasta el día de hoy, les permite ser la banda, de la escena de Gotemburgo, que hoy posee mayor identidad y buena salud. Atoma un riesgo que se merece correr.

PRÓXIMOS CONCIERTOS
ÚLTIMOS LANZAMIENTOS