OPETH y sus anteriores shows en Chile
Vistas
544
A poco más de una semana que la banda sueca Opeth se presente por cuarta vez en nuestro país (05 de abril en el Teatro Nescafé de las Artes y 06 de abril en el Teatro Caupolicán), realizamos un recuento de sus visitas desde 2009 hasta la fecha, en donde su estilo musical ha ido evolucionando para dejar atrás los guturales y cambiarlos por voces más limpias y fáciles de cantar en vivo. Empecemos...

2009

Es la primera vez de los suecos tocando en suelo nacional y para muchos fanáticos la gran oportunidad de ver en vivo a la banda que venían siguiendo desde sus inicios con su álbum debut en 2005, Orchid. De este modo, con un Caupolicán en su máxima capacidad a eso de las 21 hrs. y en medio de un griterío, bajaban las luces para dar inicio a un show que tendría un set de canciones bastante variado y que por supuesto estaría cargado de guturales.

De este modo, el 04 de abril de 2009 Opeth abrió la noche con la potente Heir Apparent mientras los guturales de Åkerfeldt por todo el teatro sin dejar indiferente a nadie. Es así como con un sonido bastante deficiente la velada continuaba con la interpretación de Ghost of Perdition, Godhead’s Lament del clásico Still Life (1999) hasta llegar a uno de los momentos más álgidos con The Leper Affinity de Blackwater Park (2001).

Luego vendría uno de los temas más calmos con Credence en un ambiente iluminado netamente por celulares y encendedores tal como pidió el frontman. Sin pausas, seguiría Hessian Peel de su placa del momento Watershed (2008), Closure, The Night And The Silent Water, The Drapery Falls & Harvest y para cerrar The Lotus Eater junto a Deliverance.

Si bien la presentación de dos horas no estuvo exenta de problemas técnicos que se fueron atenuando a medida que transcurría la noche, el concierto resultó más que justo para los fanáticos de la agrupación sueca que no dudaron en estar ahí. Mención aparte, para Manatarms, la desconocida banda telonera que estuvo encargada de abrir la velada 8 años atrás.



2012

Segunda visita a nuestro país y nuevamente el recinto de San Diego 850 se prestaba para recibir a la banda sueca durante un show que duraría cerca de 2 horas y que sería la oportunidad perfecta para quienes se perdieron al quinteto de heavy metal en 2009. De esta manera, la banda regresaba en el marco de la gira de Heritage (2011), uno de sus trabajos más controversiales entre los fans debido a su gran tendencia al rock progresivo de los ‘70.

Acompañados por los nacionales de Mar de Grises, la banda liderada por Åkerfeldt se preparaba para interpretar un set de canciones que estaría bastante inclinado a su disco del momento. Es así como The Devil’s Orchard, elegida para abrir la velada, se encargó de desatar los saltos, coros y exaltación de los fans. Enseguida llegaría Slither para homenajear a Dio dentro de una noche donde también se recordaría a David Lee Roth y a Steven Wilson.

Es así como en un paseo por otros trabajos de su discografía, sonaron The Face Of Melinda, Windowpane, To Rid the Disease y Burden, temas en donde predominan las voces limpias como buscando mantener la línea con el álbum en promoción. Materia aparte y digno de destacar, fueron las constantes bromas del frontman hacia el bajista Martín Méndez y el diálogo que mantuvo durante todo el concierto con el público, en el que por supuesto primó su “humor diferente”.

Pero no todo fue escuchar canciones limpias, también hubo momentos de guturales de la mano de canciones como The Drapery Falls y The Grand Conjuration, por mencionar algunas. Y para cerrar, la impecable ejecución de Deliverance que haría delirar a las más de cuatro mil almas presentes aquel día. En resumen, concierto redondo y más que justo para los fieles fans que tuvieron su revancha para ver a una de sus bandas favoritas.



2015

Es la tercera vez de los suecos en nuestro país y en esta oportunidad la promoción de un disco mucho más melódico llegaba con su más reciente lanzamiento de ese entonces, Pale Communion (2014). Al igual que en visitas anteriores, un Teatro Caupolicán nuevamente llegaba a su capacidad máxima, en lo que reflejaba una muestra más del gran fanatismo de los chilenos hacia una banda que cada vez se alejaba de sus inicios heavy metal.

Con los chilenos de Poema Arcanvs como teloneros y encargados de abrir la velada, a las 21:30 hrs. comenzaba el show de los oriundos de Suecia con la intro de Trough The Pain to Haven para continuar con Eternal Rains Will Come del álbum que actualmente los mantenía en gira. Enseguida suena la movida Cusp of Eternity y The Drapery Falls (2001) en reemplazo de The Leper Affinity.

A pesar que Pale Communion no se trata precisamente de un álbum lleno de guturales, tampoco estuvieron exentos del concierto y así es como Åkerfeldt lo dejó en claro al interpretar The Moor (1999). Con la misma tónica de sus otras visitas, el diálogo con el público fluye de manera natural al punto de llegar a las bromas en donde nuevamente el bajista uruguayo Martín Méndez sirve de traductor para el frontman.

Con un sonido cercano a la perfección, el recital continúa con Advent, Elysian Woes y en la misma onda que el tema previo, Windowpane. Asimismo, no podía ausentarse The Devil’s Orchard para aportar el toque progresivo que estaba faltando a la noche. Ya con más de la mitad del show realizado, siguieron April Ethereal, Heir Apparent, The Grand Conjuration y como ya viene siendo tradición, Deliverance para cerrar.



Sin duda un concierto redondo y más que justo para aquellos que no habían podido ver a la banda hasta la fecha o simplemente porque ahora escucharon temas que hace tiempo estaban esperando. ¡Como sea! Si eres un verdadero fanático de Opeth no te puedes perder sus próximos shows el 05 de abril en el Teatro Nescafé o el 06 en el Teatro Caupolicán a las 21:00 horas.

La gira por Latinoamérica comenzará el 29 de marzo en México para continuar por Costa Rica, Chile, Argentina y finalmente concluir en Brasil.
Las entradas de ambos shows se encuentran a la venta vía Ticketek y puntos de venta autorizados como tiendas Falabella, Kmuzzik, The Knife, Matucana 100, RockMusic (sin recargo) y Centro Ticketek.

Valores 5 de abril

Primeras Filas: $ 58.000
Platea Baja Preferencial: $ 46.000
Platea Baja Central: $ 38.000
Platea Baja Lateral: $ 32.000
Platea Alta Central: $ 28.000
Platea Alta Lateral: $ 24.000


Valores 6 de abril

Galería: $26.000
Cancha: $29.000
Palco: $40.000


PRÓXIMOS CONCIERTOS
ÚLTIMOS LANZAMIENTOS