SEPTICFLESH + FLESHGOD APOCALYPSE en Chile
Vistas
718
Dioses y Reyes. SepticFlesh y Fleshgod Apocalypse, dos de los más importantes referentes del Death metal sinfónico visitaron tierras nacionales, presentándose en la Blondie. Y si es que en algo podremos coincidir la gran mayoría de los que presenciamos esta gran jornada, ambas bandas han dejado una huella entre los más fanáticos, y los no tanto.

Homicide

Puntualmente como se estipuló en el cronograma (a eso de las 19.00 horas), los nacionales de Homicide fueron quienes dieron comienzo en este recital, como banda soporte. Homicide es una banda con casi 30 años de trayectoria, lo que lo convierte en un referente en la escena metalera nacional.

Con un sonido que paulatinamente fue mejorando con el pasar de los temas, la banda fue entregando una muy buena puesta en escena ante un centenar de personas. Había una no despreciable cantidad de bangers, que además de disfrutar la presentación, coreaban temas como “Bull of Phallaris”, “The Burning Tongs” y “They Work for Me”. Luego, previamente a presentarnos una canción del The Sosh Guar, “Overthrowing the Lie”, el vocalista y frontman Alejandro Ruiz aparece con una máscara Selknam, lo que no dejó indiferente a nadie ya que el mensaje fue claro; tener presente siempre a este pueblo originario que ha sido trascendente en la historia de este país.

En general fue una satisfactoria presentación, aunque hubo algunos acoples de micrófono y leves deficiencias de sonido (sobre todo al comienzo con las guitarras un poco saturadas), la verdad es que fueron no más que detalles que con el pasar del tiempo se fueron corrigiendo, como comenté anteriormente. El show finalmente duró poco más de 35 minutos y se retiraron con una merecida aprobación del público.


Fleshgod Apocalypse

A eso de las 20:05 y con una asistencia que cubría poco más de la mitad de la Blondie, comienza a sonar de fondo el instrumental “Marche Royale” y empiezan a aparecer los integrantes de la Fleshgod Apocalypse, para tomar posición e interpretar “In Aeternum”. Con ese simple hecho, la fanaticada entró en éxtasis. Luego continuaron con la misma tendencia de mostrar temas de su última placa King; “Healing Through War” y “Cold as Perfection”. Después de esto, nos presentan uno de sus mejores sencillos que han tenido, “The Violation”, a estas alturas un himno para quienes conocen a los italianos.

Una de las interrogantes que teníamos con este sexteto, fue prácticamente su nueva alineación que estuvo marcada por la salida de la banda de Tommaso Riccardi (Voz principal y guitarras) y de Cristiano Trionfera (Guitarra), quien no se salió precisamente, sino más bien está dedicado a las labores de manager. Para poder establecer de buena forma la formación, Francesco Paoli (Batería) hizo un enroque para la gira, se volvió el nuevo frontman y en sus lugares ingresaron David Folchitto (Batería) y Fabio Bartoletti (Guitarra). Sí, es un poco enredado, qué duda cabe, pero el mismo Francesco nos lo aclaró esto mismo previamente a tocar “The Fool”.

Y la verdad, aunque hubo una cantidad de cambios importantes, estos no empañaron su presentación en general, que estuvo bien sólida, con un gran fiato entre sus integrantes y una constante interacción con el público. Si creo que tal vez pudo haber estado mejor el sonido; las guitarras se perdían un poco por momentos, además la caja de la batería sonó muy fuerte y se comía tanto al bombo como a los platillos.
De todas formas, esto no enturbió el show de ninguna manera ya que la ejecución estuvo al acorde de la situación, la batería a cargo de David Folchitto estuvo bien (si, hay diferencias técnicas con el anterior, pero cumplió), las guitarras hicieron la pega y ni hablar de las voces limpias, que fueron excelentemente desarrolladas.

Su setlist fue variado a pesar de lo acotado del tiempo (casi una hora), haciendo un repaso por casi todas las placas que han editado, con piezas como “Epilogue”, “Gravity” y “The Egoism” fueron algunas que el público pudo disfrutar, además de las anteriormente nombradas.

Para finalizar esta presentación, Fleshgod Apocalypse cierra con “Syphillis”, para continuar agradeciendo a los asistentes la bienvenida recibida y con las ansías de volver en una próxima vez, pero sin dejarnos una sorpresa. Cuando se despiden, suena de fondo la himno latino “Dies irae” y de manera inusitada, Francesco Paoli se tira al público provocando risas a quienes presenciaron esta escena.

SepticFlesh

Como fue la tendencia puntual del cronograma, a eso de las 21.30 ocurre lo que muchos esperaban: se apagan las luces, suena de fondo “Dogma of Prometheus”, ingresa SepticFlesh y sin previo aviso comienzan con “War in Heaven”. Los presentes estaban eufóricos y participando activamente a las interacciones que realizaba Seth Siro Anton, bajista y frontman. Sin descanso, continúan exhibiendo temas insignes de su época más contemporánea, “Communion” y “Pyramid God”, para luego mostrarnos el sencillo “Martyr”, de su disco más reciente “Codex Omega”.

Sobre el sonido, puedo comentar que rápidamente fue de menos a más. A las guitarras y las pistas sinfónicas en un comienzo les faltó un poco de presencia, pero se fue arreglando afortunadamente. Hay que tener en claro que la acústica del lugar no ayuda del todo, por ende, se agradece cuando se logra detectar a tiempo esos leves detalles que permiten mejorar la experiencia de ver una banda de gran calidad en vivo.

La presentación que realizó el cuarteto griego fue simplemente sólida; una ejecución soberbia de los instrumentos, mostrando una perfecta armonía entre las pistas sinfónicas y las partes musicales realizadas en vivo. Sobre la formación, todo funcionó de muy buena forma destacando el muy buen nivel de puesta en escena. Kerim “Krimh” Lechner tocó magistralmente la batería y las guitarras tanto de Christos Antoniou como de Dinos Prassas estuvieron a la misma altura. Sobre el bajista/frontman, Seth Siro Anton, el manejo del escenario y del público fue totalmente egregio, con una voz impecable. Si hay que admitir que se extrañó un poco a Sotiris Vayenas, quién es miembro fundador (voz limpia y guitarras), pero es entendible su ausencia en los shows en vivo ya que ha aclarado en variadas entrevistas que sus obligaciones en Grecia le impiden hacer giras con la banda.

El setlist que nos entregó Septicflesh fue enfocado en las últimas placas, donde toma protagonismo la parte sinfónica, pasando por “Prototype”, “The Vampire from Nazareth”, “Portrait of a Headless Man”, aunque hay que destacar que el clímax por el que pasó el concierto fue con “Persepolis” y “Anubis”. Tampoco hay que olvidar que cuando tocaron “Unbeliever” hicieron un guiño a un disco un poco más antiguo, el “Summerian Demons”.

Para cerrar esta gran noche lo hacen exhibiendo “Prometheus” canción que corresponde al disco “Titan”, a lo cual se despide Seth indicando que fue la mejor jornada que han tenido en la gira latinoamericana.

Reitero lo que mencioné en un comienzo, puedo afirmar que tuvimos el privilegio de ver a dos de los referentes del Death Metal Sinfónico a nivel mundial, cumpliendo con todas las expectativas que se podían esperar. Uno de los buenos conciertos que nos ha entregado este año, a no dudar.

Homicide

01. Reptile Wrath's
02. Bull of Phallaris
03. The Burning Tongs
04. Overthrowing the Lie
05. They Work for Me
06. Trinity's Helmet
07. Curse of Tamerian

Fleshgod Apocalypse

01. Marche Royale (Intro instrumental)
02. In Aeternum
03. Healing Through War
04. Cold as Perfection
05. The Violation
06. Prologue (Instrumental)
07. Epilogue
08. Gravity
09. The Fool
10. The Egoism
11. Syphilis
12. Dies Irae (Outro)

Septic Flesh

01. Dogma of Prometheus (Intro orquestada)
02. War in Heaven
03. Communion
04. Pyramid God
05. Martyr
06. Prototype
07. The Vampire from Nazareth
08. Portrait of a Headless Man
09. Unbeliever
10. Persepolis
11. Anubis
12. Prometheus

Fotografía por Sebastián Domínguez (Más fotos aquí)