Evil Confrontation Fest - Día #2
Vistas
163
Día #2 / Domingo

Los encargados de comenzar esta jornada fueron los tharshers de Acrostic e Evil Force de Paraguay, quienes mostraron 2 caras del mismo estilo. Por un lado, Acrostic mostró su violento Thrash Noise e Evil Force toda su fuerza ochentera, siendo ambas bandas muy bien recibidas por los zombies que de a poco iban mostrándose después del destructivo carrete de la noche anterior.

A continuación fue el turno de Deathsun, quienes muestran un Heavy Metal bien interesante, que sale de los moldes clásicos, incluso con partes totalmente alejadas del estilo. Dieron un show bastante bueno que fue bien recibido.

Hace bastante tiempo que no veía a Ejecutor, así que fue una agradable sorpresa la potentísima presentación que dieron, donde su negro metal de la muerte sudamericano fue pura violencia y chacalidad, con varios deathbangers haciéndose cagar adelante.

Un nuevo cambio de estilo y llega la hora de Blizzard Hunter de Perú, otro grupo Heavy Metal que mantenido la tónica del festival, dieron un buen show y sonaron muy bien, lo que fue premiado por los asistentes.

Ripper es una de las mejores bandas nacionales del momento y este día lo volvieron a justificar, con un show totalmente afiatados y sólidos, aunque sonando un poco menos claro que otros grupos de la jornada, recibiendo bastantes aplausos. Lo único malo fue el abrupto corte que recibieron.

Ya habíamos escuchado diferentes variantes del metal pero ninguno como el que tocan los ecuatorianos de Nightpröwler, quienes prendieron bastante con su MetalPunk, lleno de ritmos pegajosos y actitud. Muy buena presentación.

Era tiempo para que los dueños de casa Condenados empezaran su ritual, donde el Doom Metal primigenio y pesado se tomó el escenario. Sonaron muy bien y recibieron bastante apoyo, todo gracias a su buena presentación.

Una de las bandas que está creciendo a lo grande es Tribulation, quienes eran uno de los grupos principales de este día. Ejecutaron el show más teatral del festival, el que se escuchó francamente bien. La carrera de ellos es bien variada, ya que comenzaron con un Death/Black y ahora tocan una especie de Heavy/Gothic/Black, algo que se pudo apreciar con cortes tan diferentes como “Lady Death” o “The Vampyre”. De todas formas, y a pesar de los cambios estilísticos, su show fue bien cohesivo, siendo uno de los puntos altos de la jornada, el que además fue muy bien recibido por los ya cada vez más destruidos asistentes.

Una pausa no muy larga y vemos a Oraculum en el escenario. Si hay algo que extrañe en este festival fue el Death Metal, y ellos lo dieron a reventar. Sonaron bestiales e hicieron mover varias cabezas, en una presentación que encontré excelente por donde se le mire.

Posteriormente venía uno de los platos de fondo y uno de los actos más esperados del festival, me refiero a los ingleses de Pagan Altar. Ellos son una banda realmente especial, tan infravalorados como buenos. Realmente no sabía cómo lo haría Brendan Radigan, pero debo decir que es un dignísimo sucesor de Terry Jones. Por otra parte, la banda completo lo hizo genial, especialmente Alan Jones en la guitarra. Un capo.

La mayoría estaba en trance gracias a temas como “Pagan Altar”, “The Cry of the Banshee” y “The Portrait of Dorian Gray”, lo que combinado a un sonido increíble se estaba coronando como uno de los puntos más altos del festival, hasta que por abc motivos tuvo que ser cortada su presentación. De todas formas, fue un excelente show, el que esperemos se pueda volver a repetir.

Ahora era el turno del grupo más importante del festival, y en mi caso, el que más esperaba: Triptykon, la continuación natural de Celtic Frost, todo guiado por la mente de Tom Warrior.

Se suponía que sería un set especial de Celtic Frost, y si, fue eso, y más. También tocaron himnos de Hellhammer! Realmente esto fue una tremenda inyección de adrenalina para todos que ya estábamos bien cansados. Incluso me atrevería a decir que fueron quienes tuvieron el mejor recibimiento del festival, con un público totalmente enajenado en el mosh o gritando UGH!

Obviamente no podemos olvidar que esta banda se llama Triptykon, por lo mismo igual ejecutaron un par de temas de esta época (como “Goetia”), pero los clásicos inmortales de Celtic Frost/Hellhammer fueron tremendos: “Dethroned Emperor”, “Ain Elohim”, “The Usurper”, “Messiah”, “Massacra”, “Necromantical Screams”, “Circle of the Tyrants”, “Into the Crypts of Rays”, etc, etc. Una delicia. Afortunadamente el sonido estuvo a la altura, lo mismo que la banda en general.

Si tuviera que buscarle un pero a su show, diría que fue la afinación más baja que usan en Triptikon vs la que usaban en los ochenta… no es algo que no me dejara disfrutar los temas, pero igual es un detalle importante en mi opinión. De todas maneras, igual fue gran final para un gran festival.

Sumando y restando, fue un festival excelente. Si bien hubieron cosas que no se cumplieron (falta de casino, de la firma de autógrafos) y otras que pudieron ser mejor (atrasos en la salida salida de de bandas, un poco más de variedad, no solo Heavy Metal) se aplaude el tremendo esfuerzo que significó realizar este festival. Para ser la primera vez como open air, superaron la prueba con creces. Excelente lugar, excelente sonido, bandas para todos los gustos, buenos precios y un grato ambiente fueron la mezcla perfecta en esta fecha. Solo espero que este sea el inicio de muchas más versiones y que se trasforme en la plaza obligatoria de Latinoamérica, y por qué no, uno de las principales a nivel mundial.

Leer Día #1 aquí.

Fotografías por Sebastián Domínguez (+ Galería Completa aquí)